Azúcar: ¿bueno o malo?

5 mayo 2020 Nutrición  

Azúcar: ¿bueno o malo?

Entonces, ¿el azúcar es bueno o malo?

El cuerpo utiliza la glucosa como fuente principal de energía, por lo tanto los azúcares son muy importantes. Todo dependerá de qué tipo de azúcar consumas.

Los azúcares libres que contienen los productos ultraprocesados son sin duda los peores para nuestro organismo. Son productos que proporcionan únicamente calorías vacías y carecen de otros nutrientes, por eso son altamente dañinos. En este grupo podéis incluir, por lo menos, la mitad de todo lo que encontramos en el supermercado.

Una ingesta desequilibrada de azúcar puede tener efectos adictivos similares a los que producen algunas drogas y psicofármacos, así que os podéis imaginar el negocio que hay detrás de la alimentación…

Los azúcares intrínsecos son los que presentan de forma natural algunos alimentos como frutas y verduras frescas enteras, cereales integrales, lácteos, etc. Estos carbohidratos van acompañados por varios nutrientes como fibra, vitaminas y minerales, cuyas propiedades son beneficiosas para nuestro metabolismo y por ello son saludables en su conjunto.

El cuerpo utiliza la glucosa como fuente principal de energía, por lo tanto los azúcares son muy importantes. Todo dependerá de qué tipo de azúcar consumas.

Los alimentos que contienen carbohidratos pueden clasificarse en función del índice glucémico (IG) o, mejor aún, de su carga glucémica (CG). Esta última nos sirve para determinar la respuesta glucémica (la velocidad con la que se provoca el pico de azúcar en sangre) por ración. Es una forma realista para comparar alimentos, puesto que tiene en cuenta tanto la calidad de los carbohidratos (IG), como la cantidad que presenta cada ración.

Si la liberación de glucosa en sangre es lenta, la inyección de insulina será paulatina, previniendo el riesgo de resistencia a la insulina (diabetes). Por lo tanto, aquellos alimentos con una carga glucémica baja, ayudarán al organismo a mantenerse estable.

Aquellos alimentos con una carga glucémica baja, ayudarán al organismo a mantenerse estable.

Cabe destacar que estos valores y tablas sirven como guía orientativa, bastante fiables, pero cada organismo es distinto y pueden estar condicionados por muchos factores: desde enfermedades intestinales, hasta la forma de cocinar y combinar los alimentos.
Los azúcares, por ejemplo, se metabolizan mucho mejor si los combinamos con proteínas y grasas.

Dicho esto y, para responder a la pregunta que introducía el artículo, si consumimos cantidades razonables de azúcar, de lo más natural posible, no resulta nocivo para la salud.

No obstante, el concepto que tenemos de consumo razonable dista bastante, en la mayoría de casos, de un consumo equilibrado real. Esto se debe, en gran medida, a la influencia masiva que tiene un organismo como es la OMS: entre sus recomendaciones se encuentra una pirámide nutricional descrita en los años 50 en Norteamérica, que a pesar de haber ido actualizándose con pequeñas modificaciones, sigue manteniendo los hidratos de carbono (azúcares) como base principal de la alimentación. ¡Sin la suficiente evidencia científica, todo sea dicho!

Si esto se revisase en profundidad (¡sin conflicto de intereses!) estoy convencida de que veríamos un descenso en enfermedades cardiovasculares. Estas son, desde hace años, la primera causa de muerte en el mundo. Y además, in crescendo

Conclusión:
SI a los azúcares saludables en cantidades adecuadas.
NO a los productos ultraprocesados que solo alimentan a la industria.

 

 

Mis 5 TIPS para una alimentación equilibrada:

1. Prioriza alimentos sin etiqueta y no envueltos en plástico.

2. ¡Atención! Etiquetas “light, bajo en…, rico en…, sin…”

• Son productos procesados a los que para quitarles una cosa, le añaden otra. Y no precisamente mejor. No os dejéis manipular por la publicidad engañosa.
• Si llevan más de 4-5 ingredientes: sospecha.

3. ¿Cuál es el mejor sustitutivo del “azúcar de mesa”?: Ninguno.

• Claro que hay opciones, algunas más “saludables” que otras, pero recomiendo la reeducación del paladar. Disminuir drásticamente los azúcares refinados hace que recuperemos el sabor dulce de alimentos naturalmente dulces y que nuestro paladar había olvidado. Sin necesidad de edulcorantes…

4. Combina Hidratos de Carbono + Proteína + Grasas.

• ¡OJO! Sin abusar de los hidratos (tendencia cultural)
• ¡Evitar las grasas por miedo a engordar es un mito!
• ¿Y para beber? Agua.

5. Y si de vez en cuando tengo muchas ganas de azúcar, ¿cuál tomo?

• Si es de forma esporádica, toma el que más te guste y ¡disfrútalo!

 

La alimentación es un pilar muy importante para nuestra salud, pero recuerda que también lo son el descanso, el ejercicio físico y nuestra salud emocional. Todos ellos son pilares fundamentales para nuestro equilibrio y bienestar.

Cada cuerpo es un mundo, por eso hay que evaluar las necesidades basales según constitución-metabolismo, nivel de actividad física, enfermedades subyacentes, etc. Esta evaluación exhaustiva la realiza un nutricionista.
Para más info podéis consultar a María Cajo: @sontushormonas
Además es dietista y puede proporcionaros excelentes recomendaciones para mejorar vuestra salud.

Para recetas golosas y saludables podéis seguir a la Dra. Judit Soto: @dracookinghealthy
¡Ella es una apasionada del aparato digestivo!

 

¡Ayudemos a nuestro organismo a mantenerse en equilibrio, disfrutando!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar la navegación entendemos que acepta nuestra  política de cookies.

Accepto