Fase folicular & Fase lútea

7 mayo 2020 Salud de la mujer  

Fase folicular & Fase lútea

Pudimos conocer en el artículo de “Menstruación & Ciclo menstrual” cómo se producen las hormonas femeninas y cuándo lo hacen, así que ahora podemos profundizar en aquellas diferencias que caracterizan cada una de las fases del ciclo: pre y postovulatoria.

Os recuerdo que en la primera fase (folicular) solo se producen estrógenos, mientras que en la segunda (lútea) se generan grandes dosis de progesterona y en menor medida, estrógenos.

Veamos las diferencias:

 

 

1. Fase folicular. Desde el inicio de la menstruación (día 1) hasta el día 14:

En esta primera fase estamos bañadas en estrógeno.

Efectos:

• Incremento de la motivación, de la energía. Empoderamiento y sociabilidad.
• Mayor sensibilidad a la insulina: baja la sensación de hambre y mejora el metabolismo de los hidratos de carbono, que a su vez mejora la capacidad de absorber el azúcar y darnos energía.
• Se intensifica la capacidad deportiva (fuerza) con una eficiente recuperación post-ejercicio.
• Aumento de la libido, sobre todo en fechas cercanas a la ovulación (día 14).

 

2. Fase lútea. A partir del día 14 hasta fin de ciclo (día 28):

En esta segunda fase, tras la ovulación, el cuerpo empieza a producir grandes cantidades de progesterona. También hay estrógeno, pero en menor cantidad.

Efectos:

• Decrece la energía. Sensación de calma, de relajación. Voluntad introspectiva.
• Mayor resistencia a la insulina: supone un aumento de glucosa (azúcar) circulante en el organismo, respuesta fisiológica para nutrir al posible ovocito fecundado. Esto provoca que suba la sensación de hambre y que aparezcan antojos, especialmente ganas de consumir hidratos de carbono, aunque también mejora la metabolización de las grasas.
• Se reduce la capacidad deportiva (fuerza), empeorando la recuperación post-ejercicio.
• Mayor retención de líquidos.
• Disminuye el deseo sexual (libido)

Si no se ha producido embarazo, dos o tres días antes del final del ciclo, los niveles de progesterona y estrógenos disminuirán drásticamente y aparecerá la descamación del endometrio, dando lugar a la menstruación, momento en el que empieza de nuevo el ciclo.

Os animo a escuchar vuestros cuerpos, que apuntéis todo lo que sintáis en cada momento del ciclo y, que empecéis a reconocer mejor las variaciones que se producen en vosotras. No siempre estamos igual, no somos lineales, ¡manejar esta información os empoderará!

El sistema social, bajo sus leyes de productividad e inmediatez, suele someternos a funcionamientos autómatas. Este hecho dificulta mucho el encaje de un modelo cíclico como el de la mujer, pero nunca debemos olvidar que la fisiología de nuestro cuerpo es variable: ¡es una cuestión biológica!

A pesar de las adversidades, podemos empezar a visualizar nuestro propio espacio, donde nos permitamos sentirnos, escucharnos y reivindicar el ritmo que nos dé mejores resultados.
Conocerte en profundidad te permitirá tomar decisiones lúcidas, mostrarte serena en una charla en público, rendir en un entrenamiento físico, etc.

¡Empodérate y sé parte de un nuevo sistema respetuoso y sostenible!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar la navegación entendemos que acepta nuestra  política de cookies.

Accepto