Medicina con visión de género

4 abril 2020 Salud de la mujer  

Medicina con visión de género

Es de vital importancia entender que una atención personalizada es la única vía para practicar una medicina de calidad, observando y tratanto las particularidades que cada individuo pueda presentar.

Durante mi formación académica y también a lo largo de mi experiencia profesional he podido comprobar que existen muchas carencias al respecto en el sistema médico. En la mayoría de hospitales y centros sanitarios ni siquiera se tienen en cuenta las diferencias más evidentes como son el sexo o el género del paciente.

La Medicina con visión de género es un concepto reciente que aporta un nuevo enfoque a las disciplinas sanitarias. Distinguir el funcionamiento singular del cuerpo femenino respecto al masculino a nivel científico, posibilita una mayor cobertura, especialización y visibilidad para tratar adecuadamente estas diferencias.

En la mayoría de hospitales y centros sanitarios ni siquiera se tienen en cuenta las diferencias más evidentes como son el sexo o el género del paciente.

Apunte a destacar: si usáramos una terminología estrictamente científica, este concepto debería de llamarse “Medicina en función del sexo” ya que, según la dotación cromosómica, adquirimos una sexualidad femenina o masculina y nacemos con ella. El sexo es una diferencia innata.

No obstante, cuando hablamos de género se contemplan las condiciones socioculturales adoptadas por el individuo, sea mujer u hombre. Además, el término que se usa con más frecuencia en Medicina es el de género. Por este motivo quiero aclarar que en esta web se engloban ambos conceptos y aparecerá indistintamente como “Medicina con visión de género”.

– ¿Existe realmente tal desigualdad a la hora de ofrecerle tratamientos específicos a la mujer? – Sí, sin duda. La Medicina ha adoptado históricamente un enfoque androcentrista para realizar sus estudios. Prueba de ello es el lenguaje que se sigue utilizando para describir enfermedades: los síntomas clínicos “típicos” se definen en base a lo que experimenta el cuerpo masculino. Los “atípicos”, aquellos que presenta el cuerpo femenino.

Los ensayos clínicos en mujeres son minoritarios debido a que su fisiología es cíclica.

El principial motivo de que esto sea así, es que la mayoría de ensayos clínicos están realizados en base a modelos masculinos – hombres o ratones macho – y los resultados obtenidos se extrapolan directamente a la mujer, que queda relegada en los estudios y es considerada directamente como una variante del hombre.

¿A qué se debe esta simplificación que ha dejado el cuerpo femenino en un segundo plano de estudio? – Los ensayos clínicos en mujeres son minoritarios debido a que su fisiología es cíclica. Se produce en ellas una variación hormonal que tiene respuesta en el organismo y complica la realización del estudio, tanto como la interpretación de resultados. Por ejemplo, dependiendo de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentre la paciente, la metabolización de los medicamentos puede ser dispar. Factores como el embarazo o la lactancia también presentan variables.

Es comprensible que la inclusión del modelo femenino en los estudios resulte compleja, pero asumir que aquello que funciona para el hombre servirá igual para la mujer sería limitar demasiado la capacidad de respuesta que puede llegar a ofrecer la Medicina.

La cuestión, precisamente, es insistir en seguir investigando, realizar ensayos clínicos en profundidad, con una representación significativa de mujeres…

Es cierto que actualmente hay una escasa representación femenina en los estudios clínicos y que aún es pronto para saber qué diferencias específicas presentan las enfermedades en función del sexo. La cuestión, precisamente, es insistir en seguir investigando, realizar ensayos clínicos en profundidad, con una representación significativa de mujeres, e idealmente llegar a conclusiones que revelen resultados con los que podamos constatar esas diferencias.

Quizás en un futuro, probablemente no muy lejano, podamos conseguirlo a través de la terapia génica, que consiste en la transferencia de material genético a las células de un individuo con el objetivo de restablecer, introducir o bien interferir en sus funciones, para finalmente representar una medicina totalmente personalizada.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar la navegación entendemos que acepta nuestra  política de cookies.

Accepto