Nutrición

16 abril 2020 Nutrición  

Nutrición

Una nutrición adecuada es uno de los elementos fundamentales para que nuestro organismo se mantenga en un estado de salud óptimo.

Es muy importante el tipo de alimento que ingerimos, pero no debemos olvidar que la manera en qué los comemos y cómo los absorbemos también son aspectos influyentes en nuestra salud. Es la principal fuente de energía de nuestro organismo: nuestro cuerpo responderá en función de lo que le aportemos.

Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento. Hipócrates

Las generaciones de estos últimos tiempos se han visto afectadas por cambios sociales y culturales drásticos, que han provocado desórdenes en los hábitos alimentarios respecto a los de nuestros antepasados. En esta era de la inmediatez y la productividad desmedida, podemos observar cómo el ritmo de vida se ha acelarado y ha promovido el consumo de “comida” rápida, basada en productos ultraprocesados altamente dañinos para la salud. La falta de pausa y dedicación a nosotros mismos nos conduce a una alimentación deficiente: no sabemos qué comemos ni cómo lo hacemos.

Es muy importante el tipo de alimento que ingerimos, pero no debemos olvidar que la manera en qué los comemos y cómo los absorbemos también son aspectos influyentes en nuestra salud.

Estos productos ultraprocesados han ganado terreno frente a los alimentos realmente nutritivos. La industria y sus estrategias de marketing estan detrás de la promoción de estos productos con etiquetas del tipo light, sin azúcares añadidos, así como un largo etcétera de métodos comerciales engañosos. Ofrecen productos poco saludables y juegan con el desconocimiento del consumidor para captar su atención. Este es un tema amplio que iremos tratando y desenmascarando poco a poco para conocer bien qué se esconde tras esas campañas publicitarias.

Una mala alimentación es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, el síndrome metabólico, la diabetes y el cáncer, entre otras patologías. Y si además la persona presenta poca actividad física, el riesgo se multiplica. El sedentarismo y los malos hábitos alimentarios suelen ser factores que van asociados. El panorama actual es prueba de ello: las cifras a nivel mundial de obesidad –especialmente infantil– son abrumadoras.

Toda enfermedad comienza en el intestino. Hipócrates

Por otra parte, una alimentación adecuada funciona como factor de prevención, claramente. Mantener un equilibrio nutricional nos ayuda a manifestar un buen estado de salud. Incluso en los casos donde hay síntomas ligados a una enfermedad, o se esté en tratamiento, puede influir muy positivamente a mejorarlos.

¡Aprendamos a comer conscientemente para ganar salud!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar la navegación entendemos que acepta nuestra  política de cookies.

Accepto